lunes, 16 de octubre de 2017

NUTRICIÓN. Los beneficios de consumir Jengibre

Cuales son los beneficios de consumir jengibre

Los grandes beneficios de consumir jengibre

La raíz de jengibre es un ingrediente excepcional que se utiliza desde hace milenios y hasta en la actualidad como suplemento medicinal natural. En este artículo te contaremos los grandes beneficios de consumir jengibre, que tiene el poder de actuar fructuosamente en todo nuestro organismo.
El jengibre ofrece nutrientes que nos ayudarán ante problemas digestivos y cardiovasculares, afecciones relacionadas con la garganta, previene de mareos, náuseas y vómitos, acelera el metabolismo, es un poderoso afrodisíaco que aumenta la libido, y más. Puede consumirse crudo o cocido y en infusiones, o su jugo se mezcla con aceites corporales (ideal para masajes musculares).

Beneficios de consumir jengibre

Sistema digestivo

Se recomienda una infusión de jengibre luego de cada comida para ayudar a que el cuerpo haga bien la digestión. Actúa directamente sobre el páncreas que estimula la producción de enzimas digestivas previniendo posibles efectos secundarios como los gases y la barriga hinchada.
Ante quienes padecen problemas de indigestión crónica encontrarán en el jengibre el alivio al dolor que esta condición genera, gracias al movimiento y limpieza intestinal que se produce. Su poder antibacteriano cuida la flora intestinal y alivia y/o evita las infecciones intestinales, y también es capaz de evitar la aparición de úlceras estomacales y de duodeno, mientras que a su vez combate las bacterias que provocan la diarrea.

Sistema respiratorio

Ante síntomas de gripe el jengibre ayuda a bajar la fiebre y reduce la congestión nasal quitando ese dolor corporal que este estado provoca por los microorganismos que generan la gripe.
Su acción expectorante nos ayudará a eliminar la mucosa y la congestión del pecho. La mejor opción es beber un té de jengibre con miel y limón que también nos calmará el dolor de garganta y evitaremos la sinusitis.

Contra los dolores y la depresión

Sus infusiones o el agregar jengibre a nuestras comidas nos reducirá el dolor causado por la inflamación de la artritis y en las mujeres alivia las molestias menstruales y premenstruales.
Una compresa con el agua de la infusión fría o masticar una rodajita de jengibre resulta un gran alivio para el dolor de muelas y para los dolores musculares.
La producción de endorfinas estimulada por el jengibre resulta ideal para tratamientos contra la depresión y lo mismo ocurre con la fatiga crónica; regula los niveles de azúcar en sangre y disminuye el colesterol. Al regular los niveles de glucosa se previene la diabetes y los ataques cardíacos, todos beneficios importantes para tener salud y una buena calidad de vida.

Sistema circulatorio

Limpia la sangre y estimula la fluidez del torrente sanguíneo, previniendo enfermedades del corazón y enfermedades de circulación incluso los intracraneales, y favorece a la regeneración de los tejidos que resultan afectados por congelación.
Por sus posibles efectos secundarios y adversos se recomienda consultar su consumo con un profesional de la medicina, pero si eres de los que pueden nutrirse de los grandes beneficios de consumir jengibre entonces encontrarás en esta raíz un ingrediente natural indispensable. Incluso lo recomiendan como complemento ante tratamientos contra algunos tipos de cáncer.

Cinco secretos para tener una casa siempre limpia

14/10/2017 10:11 CEST | Actualizado 14/10/2017 10:11 CEST
ERIC AUDRAS VIA GETTY IMAGES
Todos conocemos a alguien así: cada vez que vas a su casa, todo está en su sitio, las encimeras están relucientes y el retrete no tiene marcas rosáceas...
Antes pensaba que ese tipo de personas, como Mónica en Friends, llevaban en el ADN el amor por la limpieza. Daba por hecho que tenían horarios de limpieza y que le dedicaban una hora por las tardes y varias horas de limpieza a fondo los fines de semana. Descartaba tener una casa limpia porque pensaba que nunca tendría ni el tiempo ni la energía suficientes para conseguirla o que, aunque tuviera el tiempo, preferiría pasar la vida viviéndola en vez de limpiando, gracias.
Ahora, sigo sin tener el tiempo o la fuerza de voluntad suficientes como para pasar horas y horas limpiando la casa cada semana, pero, a medida que voy apostando por un estilo de vida sencillo, he descubierto algunos trucos para mantener la casa limpia el 80% del tiempo:
(Pista: no hay que pasarse horas limpiando.)

1. Saber la diferencia entre 'ordenado' y 'limpio'.

Una casa puede estar limpia en cuanto a que no haya polvo, el suelo se haya fregado, el baño esté reluciente y se haya pasado la aspiradora; pero si hay ropa tirada encima de una cama sin hacer, juguetes por el suelo y montones de libros y de papeles por todas partes, no dará sensación de estar limpia porque no está ordenada. Puedo funcionar y sentirme a gusto cuando mi casa está ordenada, aunque esté un poco sucia; pero no soy capaz de relajarme cuando está limpia pero hay trastos por todas partes.

2. Tener el hábito de ordenar.

Las personas que viven en una de esas casas que siempre parecen estar limpias no esperan para ponerse a limpiar a que parezca que ha caído una bomba ni se pasan horas limpiando el desastre. Tienen sus rutinas (nota: rutinas, no horarios) para mantener el orden en todas las habitaciones. Esto puede implicar colocar los cojines y hacer la cama por las mañanas, hacer que los niños guarden los juguetes cuando no los estén utilizando, colgar la ropa al final del día y doblar la ropa limpia en cuanto esté seca.

3. Limpiar sobre la marcha.

Igual que tienen el hábito de ordenar, estas personas tienen la costumbre de ir limpiando sobre la marcha. Friegan los platos al terminar de cenar, limpian las estanterías del baño después de prepararse para empezar el día y barren las migas del suelo después de comer algo. Si mantienes las principales superficies limpias a lo largo de la semana, no tendrás que perder el tiempo con estas tareas durante los zafarranchos de limpieza más intensivos y así tendrás más tiempo y energía para otras cosas, como fregar el suelo y quitar el polvo (de vez en cuando, ya sabes).

4. No acumular trastos.

Es más difícil que una casa parezca desordenada si sus dueños no acumulan muchos trastos. En vez de perder el tiempo organizando todos los trastos para que vuelvan a desordenarse al cabo de una semana, estas personas suelen vivir con los objetos básicos desde el primer momento para no tener que organizar mucho más.

5. Tener un cajón de sastre.

Está claro que nadie es perfecto y que no tiene por qué haber un lugar para cada cosa. Es la verdad. Así que está bien tener un cajón en el que meter esas cosas que se están acumulando en la encimera para que no estorben si viene visita sin avisar.
Estos hábitos son sencillos, simples y consumen menos tiempo del que parece; de hecho, ahorran mucho tiempo a largo plazo. Si quieres que parezca que tu casa siempre está limpia, empieza por poner en práctica cualquiera de estos secretos e integrarlo en tu día a día.
Mi intuición me dice que tener un bebé (y supongo que después más) echará por tierra todo esto. Habrá periodos de adaptación y ese 80% del que hablaba al principio se convertirá en un 60% o un 50%. Pero creo que sigue siendo factible continuar con estos hábitos incluso en una casa con niños, especialmente si haces que se impliquen en la limpieza y que colaboren. Además, no hay mejor momento para vivir con lo estrictamente necesario que a la hora de comprar accesorios y juguetes de bebé; de verdad, si no acumulas trastos, ya habrás recorrido la mitad del camino.
Y para los momentos en los que las cosas que verdaderamente necesitas estén tiradas por todas partes, la cocina esté llena de migas y los retretes lleven semanas sin limpiarse, recuerda: lo estás haciendo bien.
Puedes seguir a Brittany Bergman en Twitter: www.twitter.com/nestednomad
Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense del 'HuffPost' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

sábado, 14 de octubre de 2017

12 COSAS QUE NO LAVAS DE FORMA ADECUADA

12 cosas que tienes en casa y que no lavas como debe ser


Existen multitud de objetos que no limpiamos lo suficiente o que pasamos por alto a la hora de hacer la limpieza semanal

IDEAL.ES 

Cada hogar cuenta con sus propias normas y sus costumbres, pero la mayoría suele seguir unos patrones básicos, como hacer la colada una vez a la semana o hacer limpieza general una vez al mes. A pesar de ello, existen muchas prendas y utensilios que no lavamos lo suficiente o que pasamos por alto a la hora de hacer la limpieza semanal, como los que les mostramos a continuación.
Sábanas: la ropa de cama debería lavarse una vez a la semana, ya que la piel de nuestro cuerpo desprende patógenos que quedan adheridos a las sábanas.
Toallas: según los expertos, el 90% de las toallas de baño contienen bacterias que pueden suponer un peligro para nuestra salud, si no las lavamos cada dos días.
Edredones y mantas: Estas prendas de cama debería lavarse entre dos y tres veces al año (antes de empezar a usarlas, una vez durante el invierno y otra al terminar la estación). De la misma forma, las almohadas y los colchones deberían lavarse dos veces al año.
Ropa interior y pantalones: en cuanto a las prendas de vestir, la ropa interior y los pantalones solemos lavarlos menos a menudo que el resto de prendas. La ropa íntima debería lavarse diariamente y con productos para ropa delicada, aunque los sujetadores pueden lavarse una vez a la semana. En cuanto a los pantalones, sería suficiente lavarlos cada vez que nos los ponemos.
Microondas: este electrodoméstico requiere una limpieza más exhaustiva que el resto, por lo que es recomendable limpiarlo a fondo una vez a la semana. No obstante, hay que eliminar la suciedad superficial diariamente.
Lavadora: los expertos recomiendan limpiarla cada 18 meses, pero es necesario para su buen funcionamiento eliminar mucho más a menudo restos de detergente y posibles mohos acumulados.
Frigorífico: Este electrodoméstico acumula mucha suciedad por lo que es recomendable pasarle un paño todas semanas para limpiar manchas y deshacerse de posibles alimentos pasados. No obstante, hay que hacer una limpieza a fondo cada 3 meses.
Esponjas, estropajos y tablas de cortar: aunque limpiemos estos utensilios diariamente, es recomendable realizar una limpieza más exhaustiva cada semana, puesto que se trata de objetos que acumulan muchas bacterias.

martes, 10 de octubre de 2017

FENG SHUI. ¿POR QUÉ ORDENAR LAS COSAS ES TAN IMPORTANTE

Feng-Shui, ¿por qué ordenar las cosas es tan importante?

Todos los años, la primavera nos invita a renovarnos al igual que la naturaleza. Existe en el ambiente una sensación de cambio que nos invade internamente a ser y vernos mejor. Explicamos por qué.

Todos los años, la primavera nos invita a renovarnos al igual que la naturaleza. Existe en el ambiente una sensación de cambio que nos invade internamente a ser y vernos mejor.
Según el Feng-Shui, que es arte y disciplina a la vez, esta energía de renovación tiene mucho que ver con el cambio de año energético en el hemisferio sur, que se inicia en la primavera astronómica y por ende en la naturaleza a inicios de agosto. Esta energía en el ambiente nos invita a renovarnos.
Pero ¿cómo hago para beneficiarme de esa energía? Y la respuesta es muy simple:   ¡¡¡ ORDENAR Y DESPEJAR  !!!
feng shui
Gonzalo López, El Mercurio
La energía necesita espacios ordenados y despejados para fluir libremente y en forma controlada.
Como condición primordial, la energía necesita espacios ordenados y despejados para fluir libremente y en forma controlada. Para que la energía se mueva, se requiere tanto de un espacio libre como la existencia de objetos en el camino. A mayor cantidad de objetos, a mayor desorden y menor espacio disponible, más se ralentiza la energíahasta estancarse.
Es en este punto cuando comienzan los problemas cotidianos que tenemos en nuestras vidas. Dependiendo de dónde exista dicho desorden se genera un bloqueo o estancamiento de algún aspecto que puede ser en el plano económico, de salud, amoroso o de relaciones con nuestros familiares o conocidos.
Cuantos más objetos poseemos, mayor es la energía que consumimos para conservarlos. Deshacernos de aquellos objetos que no nos alegran o que ya no necesitamos es como liberarnos de una pesada carga que hemos transportado hasta ese momento. Así a través del orden y la limpieza tenemos espacios más amplios y podemos movernos con mayor facilidad, además de la sensación de alivio que se siente que internamente hace que nos sintamos satisfechos por la labor ejecutada.
Poner orden en nuestros espacios no es algo que solemos hacer con placer o frecuentemente. Generalmente nos invade una sensación de letargo y nos resistimos a tener mayor libertad o mayor flujo. En la vida, suele ser necesario algún detonante para que nos demos cuenta de que almacenamos demasiadas cosas que no utilizamos o queremos. ¿Cuál sería este detonante? Puede ser que te hayan despedido de tu trabajo o una relación amorosa que termina mal o que te enfermes repentinamente. Estos son llamados de alerta a ordenar, para eliminar los restos del pasado que bloquean el flujo dentro de nuestro espacio y de nuestras vidas.
No hay que olvidar que la esencia del Feng-Shui es el libre fluir del viento y del agua. El viento es lo intangible como los pensamientos, las intenciones y las emociones y el agua representa todo aquello que podemos ver, tocar gustar, oler y oír, así como los movimientos de nuestro propio cuerpo. El Feng-Shui es un arte y una disciplina  que busca mejorar la calidad de vida realizando ciertos cambios específicos en el entorno, para obtener prosperidad, buena salud, relaciones armoniosas y bienestar en general, además de crear armonía, paz y fluidez y abundancia con y para las personas dentro de su entorno físico.
Como es afuera es adentro
Para equilibrar las energías en un espacio, es necesario hacer un correcto orden de los elementos físicos que existen en el lugar. Tus objetos y su ubicación en el entorno son manifestaciones externas de tus energías mentales, emocionales y creativas. Todo lo que piensas y sientes acerca de cada uno de los objetos presentes en el espacio que habitas, así como el sentido que tienen en tu vida, se pone de manifiesto en tu entorno. Es en ese espacio físico donde se hace patente lo que piensas acerca del dinero, las ideas que expresas y las que afloran al nivel de la conciencia.
Es por esto que es vital mantener ordenada nuestra casa  y lugar de trabajo, ya que la organización de nuestro entorno físico refleja realmente lo que pensamos de nosotros mismos, lo que experimentamos y de nuestra relación con la abundancia. Si tienes, por ejemplo, tu escritorio desordenado y atiborrado de papeles y carpetas, lo más seguro es que tengas un flujo estancado en tus finanzas y proyectos de trabajo. La solución es simple, ordena estratégicamente tu lugar de trabajo para que las cosas fluyan.
Por extraño que parezca, el lugar donde elegimos para ubicar nuestras posesiones materiales, son un indicativo de nuestra relación con el amor, el dinero y la salud. Las cosas son símbolos y emiten un mensaje cada vez que las miras. Los objetos tienen un nivel de vibración y poseen un doble significado: el de la cosa en sí y el de su mensaje. Este último depende de la ubicación que dicho objeto tenga en tu espacio. Si por ejemplo, en el sector de tu casa que refleja el área del amor y de las relaciones personales, tienes un cuadro cuyo tema principal es una persona sola y triste, lo más seguro es que esa sea tu condición actual o que tu modo de ver la vida sea así. Algunas veces el mensaje está delante de nuestros ojos y no lo vemos. Sólo lo comprendemos cuando comprobamos sus efectos.
Aligerar el equipaje
Ordenar tu espacio también ordena tu mente. Puedes, literalmente, ver con mayor claridad. Armonizar o convertir los espacios habitables en lugares más equilibrados o placenteros, evita distracciones, la sensación de mucho trabajo pendiente en tu oficina, despeja el camino para tener todos tus recursos a la mano, optimiza tus recursos, pues sabes donde están y en qué cantidad. Por otro lado, aumenta la tranquilidad para tener un descanso reparador en tu hogar, mejora la salud física, mental y emocional, pues los espacios con bloqueos o acumulación de basura, papelería, muebles viejos, malos recuerdos, deterioro de pintura, filtraciones de agua, humedad, etc. disminuyen la calidad de vida en cualquier espacio, tanto desde el punto de vista de la higiene, como de la seguridad en cualquier inmueble, y ello repercute sistemáticamente en nuestra calidad de vida.
Es importante darnos cuenta de lo que tenemos a nuestro alrededor y percatarnos si nos agrada o realmente lo usamos. Por eso yo aconsejo aprovechar esta nuevaenergía de la primavera para limpiar, ordenar y deshacernos de todo aquello que está roto o en mal estado, o que ya no lo necesitamos y puede servirle a otra persona. Esta simple acción nos puede ayudar a tener armonía en nuestro entorno, hacernos sentir bien y ver que las cosas de la vida fluyen y se ordenan para nuestro beneficio.

¿ Cómo limpiar tus artefactos de cocina de acero inoxidable ? | Tips de...